CON PILOTO DIESTRO, NO HAY MAR SINIESTRO

dissabte, 29 de setembre de 2012

La Tripulació del Costa Concordia premiada pel Lloyds List

 La nit del 13 de gener van haver errors per part d’algun membre de la tripulació que van conduir al naufragi del Costa Concordia. Per desgracia aquests errors han enfosquit les coses que van sortir bé aquella desgraciada nit.

Efectivament, varen morir 32 persones, però més de 4.000 van ser rescatades. Per aquesta raó, la tripulació del Costa Concordia, va rebre la setmana passada, el prestigiós premi “Seafarer of the Year” durant la cerimònia del Lloyds List Global Awards a Londres.



El jurat del Lloyds List va destacar els “exemples genuïns de valentia i professionalitat” dels membres de la tripulació del Costa Concordia i que de no haver estat per “l’expertesa” de la majoria de la tripulació, “la pèrdua de vides humanes podria haver estat molt més alt”.

Tot seguit una part del informe del jurat,

 
When the cruise ship Costa Concordia struck a reef off the island of Giglio on January 13, international attention inevitably focused on the actions of the master. But what was largely missed in the media storm that ensued were the genuine examples of bravery and professionalism displayed by members of the crew. There were 4,229 people on board the vessel at the time of the casualty and while the tragic loss of life caused by this regrettable incident will rightly be the subject of forensic investigations for some time to come, it should not be forgotten that without the skilled response of the majority of the crew, the loss of life could have been far higher. Our judges this year concurred with the view of Filipino crewing suppliers Magsaysay who nominated their crew aboard but also wanted to acknowledge the bravery of others, that the actions of the professional and honourable seafarers that night should be publically recognised.

 

dissabte, 8 de setembre de 2012

la Caja Negra del Costa Concordia



Una nueva controversia generada por la grabación en la “Caja Negra” del Costa Concordia presentada por TGCOM24 pone de nuevo al Capitán Schettino en el ojo de la tormenta, sin embargo en conjeturas sacadas por el periódico La Stampa culpan a la empresa de conocer perfectamente las intenciones del capitán.
En el video presentado por TGCOM24, cuyo audio pertenece a la caja negra del barco siniestrado, se escucha claramente al Capitán diciendo: ¿Qué he hecho yo…? y poco después al maitre Antonello Tievolo, oriundo de Giglio, comentando: “Me siento culpable”.
Los diálogos de la caja negra serán presentados en el Tribunal de Grosseto en una semana.
Según medios italianos a las 18,27 Schettino anuncia a la empresa la ruta que llevará al Concordia al desastre. Más adelante se escucha en el video presentado por la cadena televisiva al Jefe de máquinas decirle a Schettino: “Nos hundimos, no me entiende”, a las 21.45. Sin embargo a las 22.00 hs. el comandante minimiza los hechos y comenta (al igual que hará con la Capitanía marítima dos minutos más tarde) “Tenemos un apagón, estamos controlando la situación”.
Diez minutos más tarde – continúa el relato de la prensa italiana – a las 21,56 Schettino dijo a Roberto Ferrarini, director de emergencias de Costa: “Roberto metí la pata !…” y luego inculpó a Mario Palombo.
A las 22,29 hs consulta al Jefe de máquinas si deben abandonar el barco. A las 23, cuando los pasajeros ya han comenzado a abandonar la nave, llama a su esposa Fabiola y le dice: “Fabi, terminé mi carrera como comandante. Hemos llegado a un banco, el barco se escora pero estoy haciendo una buena maniobra… Y todo bajo control”.



Comunicado de Costa Cruceros
Génova, Italia. En respuesta a la información publicada por el diario italiano La Stampa, y luego reproducida por otros medios, Costa Cruceros quiere aclarar que, como se desprende de las investigaciones realizadas con la caja negra, es una hipótesis completamente inexacta sostener que la compañía estaba al tanto de la ruta tomada por el Capitán Schettino. Lo publicado por los medios no es sólo erróneo, sino que también es dañino para la imagen de la Compañía y tiene el potencial de causar perjuicios económicos. La caja negra muestra que la ruta decidida durante la tarde del 13 de enero de 2012 en Civitavecchia y aprobada por la Compañía, era segura y de rutina, y pasaba a 5 millas de distancia de la Isla de Giglio. El Capitán Schettino decidió por si mismo modificar la ruta luego, y omitió informar sobre esto a la Compañía. La planificación del viaje es de exclusiva responsabilidad del comandante, y entre sus tareas se incluye la obligación de notificar a las autoridades sobre cualquier cambio y la comunicación de todo tipo de mensajes. Además, unos minutos antes del accidente, precisamente a las 21.39, el capitán Schettino se hizo cargo de la operación personalmente y le dio órdenes al timonel que resultaron en un nuevo cambio de dirección, desconocido por la Compañía, que llevó al barco a navegar una ruta insegura muy cerca de Giglio, provocando el accidente.